La era eléctrica podría ser el futuro de Ford en la próxima década. Al menos ese es el deseo del actual director ejecutivo Jim Farley, que este miércoles enfrentará una prueba de fuego con inversionistas y analistas en el esperado Día de los Mercados de Capitales de la empresa.

Se espera que en este encuentro Farley revele su estrategia para convencer a los presentes que el fabricante de autos de 118 años de historia será sobresaliente en la generación eléctrica, capaz de competir contra General Motors, una compañía que ya ha decidido cambiar los motores de combustión interna a mediados de la próxima década.

Jim Farley posa junto al Ford F-150 Lightning eléctrico recién presentado. Fotógrafo: Jeff Kowalsky / AFP a través de Getty Images
Sin embargo, hay dudas que el máximo representante del fabricante de autos estadounidense debe responder:
Explicar cómo la compañía va a alcanzar el objetivo a largo plazo de un margen de beneficio anual del 8%, sin contar con los intereses e impuestos. Es un tema bastante duro para Ford que se ha visto afectado por la escasez global de chips y ha tenido que reducir su producción a la mitad este trimestre, costándole 2.5 mil millones de dólares en ganancias para este año.
Wall Street también quiere conocer cómo Ford dejará a un lado las ganancias obtenidas por sus camiones y vehículos a gasolina, ya que actualmente depende de la venta de casi 900.000 camionetas de la Serie F para obtener la mayor parte de sus ganancias anuales.
Éste y otros temas los detallará Farley este miércoles. Lo cierto es que el jefe de Ford está convencido que el fabricante debe dar el paso hacia la era eléctrica. “Creemos que esto agregará mucho valor a la empresa debido a la transición que estamos haciendo hacia un futuro sostenible”, dijo.