Haciendo balance del año

El mercado de las tabletas está en recesión. El dispositivo, que popularizó Apple en 2010, se ha encontrado esta temporada con un nuevo episodio de bajas ventas. Las razones son multifactoriales. La escasa tasa de renovación y un equipo visto como poco innovador temporada tras temporada ha provocado que los propietarios de algún modelo con algún tiempo ya de funcionamiento sigan utilizándolo como si tal cosa. Sobre todo, los usuarios de dispositivos de alta gama como los iPad, que siguen recibiendo las pertinentes actualizaciones del sistema operativo.

Esta temporada se ha puesto de manifiesto la tendencia actual de dispositivos híbridos y convertibles, con firmas como Lenovo a la cabeza de este concepto de informática tradicional. Los usuarios de «tabletas» son, mayoritariamente, domésticos. Diferentes estudios de hábitos de consumo consultados recalcan que el principal uso que se les da a estos dispositivos son, por un lado, revisar el buzón de correos electrónicos, navegar por páginas informativas y consumir contenidos multimedia. Pero poco más.

Apple iPad Pro

Pero si una marca ha hecho verdaderamente negocio del mundo de las tabletas esa ha sido Apple. Desde que presentara su primer modelo en 2010, sus ventas no han hecho más que crecer al tiempo que se ha diversificado su catálogo. Aún con esas, hacía varios trimestres que la firma norteamericana sufría los efectos del escaso interés de los usuarios por este tipo de productos.

Samsung Galaxy Tab S3

Pensada para casi cualquier tarea, Samsung ha continuado este año experimentando con las tabletas. Por un lado lanzó el «2 en 1» Galaxy Book gobernado por Windows 10 y, por otro, este modelo más cercano a la tableta clásica, la Galaxy Tab S3. Con pantalla super Amoled (soporta HDR) de 9.7 pulgadas y resolución 2.048 x 1.536 píxeles, este equipo también ha sabido sacar punta -nunca mejor dicho- al lápiz digital S Pen, con el que se puede dibujar, bosquejar y diseñar fácilmente, así como tomar notas y realizar algunas tareas cómodamente.

Samsung Galaxy Book

Sensacional, abrumadoramente potente, versátil y avanzada. Con una excelente pantalla de 12 pulgadas y flamante resolución de 2.160 x 1.440 píxeles, su panel SuperAmoled luce tremendamente bien a la hora de la fidelidad en su reproducción. El círculo se completa con un chip Intel i5 a una frecuencia de 2,5 GHz que permite moverse con fluidez. Integra 4 GB de memoria RAM que, sin embargo, cojea en algunas tareas más exigentes y trabajando a la misma vez.

Huawei Mediapad M3 Lite

Para un público mucho menos exigente y que no le da el sentido ni le saca provecho como un iPad Pro está esta Mediapad M3 Lite, fabricada por Huawei, y con la que ha apostado por una buena relación calidad-precio. Por solo 300 euros se tiene en la mano un equipo bastante equilibrado, aunque que nadie se piense que cumple en un ambiente más profesional, ya que tampoco se luce por culpa de su sistema operativo, Android 6.0 Marshmallow. De hecho, está enfocada a los usuarios domésticos.