La gran mayoría de los científicos y expertos en tecnología de la actualidad son hombres. Sin embargo, hay casos importantes en la historia que demuestran que las mujeres tienen un alto potencial para las carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés).

Ada Lovelace, la primera programadora de la historia, fue cautivada por las ciencias duras y su pasión por la matemática la llevaron a ser un ícono en la historia de la informática. Es un ejemplo claro de las posibilidades en el género, que no quedaron en el siglo XIX, hoy, un reciente estudio demostró que las chicas que juegan videojuegos tienen tres veces más probabilidades de elegir profesiones de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas.

Aunque en la época de Lovelace, no habían videojuegos a los cuales estar aferrada, esta investigación desarrollada en la Universidad de Surrey concluyó que esta pasión por las matemáticas que Ada tuvo, puede existir mucho más en Geeks Girls Gamers que en aquellas que no lo son.

El estudio titulado “Girls Video Gaming Behaviour and Undergraduate Degree Selection: A Secondary Data Analysis Approach“, financiado por la British Academy y publicado en la revista Computers in Human Behavior, encontró que las niñas de 13 a 14 años de edad clasificadas como “jugadoras intensas”, es decir, que juegan más de nueve horas a la semana, tienen tres veces más probabilidades de perseguir un grado PSTEM comparado con las chicas que no eran jugadoras, según reseñó el portal Tecnogaming.

Otro de los hallazgos fue que el 100 % de las niñas en el estudio que ya estaban en grados STEM se identificaron como jugadoras. La líder del proyecto fue la Dra. Anesa Hosein, profesora de Educación Superior y Directora del Programa en Surrey, y graduada de Física cuyo pasado apunto a que fue un “Geek Girl”.

“A PESAR del trabajo pionero de gente como Jocelyn Bell Burnell y la propia profesora de Física Daphne Jackson, de Surrey, todavía hay muy pocas modelos femeninas jóvenes de PSTEM”, afirmó Hosein.

La doctora Hosein destaca que los resultados invitan a motivar a aquellas chicas gamers de hoy a convertirse en las estudiante de informática y física del futuro. El estudio muestra las potencialidades de estudio que las horas que dedican en los videojuegos tienen, sin embargo, es necesario que los educadores fomenten una mayor participación en las asignaturas STEM para que aquellos que demuestren el interés se proyecten a titularse en el futuro.