Buenos Aires tendrá en en sus calles un sistema de reconocimiento facial de personas prófugas de la Justicia, informaron este miércoles fuentes del Gobierno capitalino.

“Este es un gran paso que estamos dando en la lucha contra el delito porque, con este sistema, vamos a detectar al instante a los delincuentes con pedido de captura para detenerlos y ponerlos a disposición de la Justicia”, aseguró el vicejefe de Gobierno y ministro de Justicia y Seguridad de la capital argentina, Diego Santilli.

El nuevo sistema estará puesto en marcha en 300 de las casi 7.000 cámaras de seguridad disponibles en todo el territorio de la ciudad, reseñó EFE.

De acuerdo a lo informado por el Gobierno capitalino, el proceso de renovación de cámaras inició hace dos años y tiene como finalidad dotar de más herramientas y tecnología a la Policía local.

El sistema contribuirá a la identificación y detención de personas sobre las cuales existe una orden de captura por parte de la Justicia Federal y los tribunales provinciales y de la ciudad de Buenos Aires.

Las cámaras generan alertas a partir de los registros de personas buscadas que forman parte de la base de datos del sistema de Consulta Nacional de Rebeldías y Capturas (CONARC), que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina.

Esta base de datos se actualiza todos los días y cuando una persona es detenida, o la orden judicial queda sin efecto, deja de figurar en los registros.

Cada vez que el sistema detecte una coincidencia, el Centro de Monitoreo Urbano dará aviso al personal policial más cercano para que intervenga.

Según explicaron desde el Gobierno capitalino, por tratarse de personas con pedido de captura por parte de la Justicia, el personal policial deberá tomar las máximas precauciones al momento de tomar contacto, detener, y proceder a la identificación.

De ser necesario, realizará consulta con el juez de turno y se adoptarán las medidas que indique.