Ericsson anunció el miércoles un cargo de 800 millones de coronas (76 millones de dólares) en el cuarto trimestre relacionado con la cancelación de algunos contratos y productos en su negocio de servicios y software en la nube que registra pérdidas.

El fabricante sueco de equipos de telecomunicaciones había dicho el mes pasado que reestructuraría partes del negocio, que amplió en julio con la adquisición de la empresa de comunicaciones en la nube Vonage por 6.200 millones de dólares, para mejorar la rentabilidad.

«Luego de una revisión de la cartera y los contratos de los clientes, la compañía decidió salir de ciertos acuerdos de subescala y ofertas de productos», dijo en un comunicado el miércoles.

Su flujo de efectivo recibiría un golpe de 700 millones de coronas por la acción, principalmente en 2023, agregó.

La compañía estableció previamente un objetivo para que el negocio alcance el punto de equilibrio en 2023 a nivel operativo, y el director financiero, Carl Mellander, dijo el mes pasado que estaba «increíblemente enfocado» en lograr el éxito de la adquisición de Vonage.

Las acciones de Ericsson, que debe informar las ganancias del cuarto trimestre el 20 de enero, subieron un 1,2 %.

«Es bueno ver un paso tangible de Ericsson en esta área, pero dudamos que sea suficiente para mover los diferenciales de crédito, todo lo demás igual», dijo Mads Lindegaard Rosendal, analista de Danske Bank Credit Research. «Dicho esto, todavía vemos a Ericsson como un fuerte intercambio para 2023».

Fuente: Reuters