La televisión sigue siendo elegida por gran parte de los estadounidenses aunque un nuevo actor se está instalando en los hogares de Estados Unidos: el streaming.

Nielsen, conocido por medir el uso de la TV en el gigante norteamericano, informó este jueves que los usuarios dedican el 39% de tiempo a mirar televisión por cable, mientras que un 26% a servicios streaming como Netflix y Hulu.

Las compañías de contenido en línea están ganando espacio al tiempo que las personas se van distanciando de la TV por suscripción. Se calcula que casi 7 millones de hogares estadounidenses anularon sus contratos de televisión por cable en 2020, según la firma de investigación eMarketer. Una cifra récord. Mientras tanto, el estadounidense promedio está suscrito al menos a cuatro servicios streaming de video, según reflejó la consultora Deloitte en una encuesta en abril.