Esta contraofensiva suena más a saboteo a las redes sociales…