Rosabel Meleán

Recientemente Check Point, la compañía de ciberseguridad, descubrió una nueva forma de ciberataques donde los hackers no sólo extorsionan a las empresas sino también a clientes.

Según informó Check Point a través de un comunicado, el ‘ransomware’ de triple extorsión ha comenzado a observarse desde finales de 2020 y principios 2021, ya que el 40% de las familias de ‘ransomware’ recién descubiertas incorporan la filtración de datos.  La triple extorsión consiste en el robo de datos, la exigencia de una recompensa económica a la empresa afectada y también a los clientes.

En febrero de 2021 el grupo de ransomware REvil anunció que había añadido dos etapas a su doble esquema de extorsión: ataques DDoS y llamadas telefónicas a los socios comerciales de la víctima y a los medios de comunicación.

En estos ataques, los colaboradores externos y los proveedores de servicios, se ven afectados y perjudicados por las fugas de datos causadas por esta nueva amenaza, incluso si sus recursos de red no son el objetivo directo.