Luego de algunos aplazamientos y mejoras técnicas de último momento, la Sonda Solar Parker ya emprendió vuelo camino a realizar el estudio más minucioso y cercano al Sol de toda la historia.

La NASA efectuó con éxito en Florida el lanzamiento del mencionado aparato, el cual intentará adentrarse en la atmósfera del sol y así poder ofrecer respuestas a varios de los misterios y enigmas que giran alrededor del “astro rey”.

Está previsto que la sonda llegue a su destino en el mes de noviembre.

El cohete Delta IV Heavy de la compañía United Launch Alliance despegó a las 03.31 hora local (07.31 GMT) desde la base aérea de Cabo Cañaveral de la Agencia Aeroespacial de EEUU con la sonda a bordo.

Pocos minutos después del lanzamiento, el cohete se desprendió de sus tres propulsores, como estaba programado y prosiguió su avance sin incidencias ya con el segundo motor principal funcionando correctamente tras un proceso de apagado y encendido igualmente previsto.

Con unas predicciones meteorológicas favorables del 95 % y tras haber resuelto los problemas que habían hecho cambiar las fechas de lanzamiento dos veces hasta ayer, la NASA reprogramó para el domingo el inicio de esta misión, que considera “histórica”.

“¡Tres, dos, uno y despegue!”, gritó el comentarista de la NASA cuando se produjo el lanzamiento del cohete en el marco de un show televisivo tradicional en estas ocasiones.

Con un un coste de 1.500 millones de dólares (1.200 millones de euros), llevará por primera vez el nombre de una persona con vida, el físico estadounidense Eugene Parker, de 91 años, quien desarrolló en los años 50 del pasado siglo la teoría del viento solar.

SOPORTAR LAS CONDICIONES INFERNALES

La misión de Parker es clara: convertirse en la primera nave espacial construida por el hombre en enfrentar las condiciones infernales de la corona, parte de la atmósfera del Sol que es 300 veces más caliente que la superficie de la estrella.

Del tamaño de un automóvil y con un coste de 1.500 millones de dólares, la sonda Parker Solar Probe intentará atravesar la atmósfera solar gracias a un escudo ultrarresistente.

La nave está protegida por un escudo compuesto de carbono de una docena de centímetros de espesor que debe proteger los instrumentos científicos que ella transporta de una temperatura de casi 1.400 grados centígrados.

Inicialmente previsto para el sábado, el despegue debió postergarse a este domingo por la mañana por un problema de presión de helio surgido momentos antes del lanzamiento, señaló la agencia espacial estadounidense NASA.

De dimensiones pequeñas (65 kilos y 3 metros de altura), Parker llegará a una distancia de 6 millones de kilómetros del Sol, lo que equivale a 4 centímetros de él si la Tierra estuviera a un metro del Sol.

Además, alcanzará los 700.000 kilómetros por hora, la mayor velocidad que hasta ahora ha desarrollado cualquier otra nave construida por el hombre.Una velocidad que equivale a viajar entre Nueva York y Tokio en un minuto y que permitirá a la sonda alcanzar el Sol en noviembre.

La sonda, que orbitará 24 veces alrededor del Sol y se irá acercando progresivamente a éste con la ayuda de la gravedad de Venus, llegará a su punto más cercano en 2025, que es cuando se podrá reunir la información de más valor.

Las herramientas de la sonda deben medir las partículas de alta energía, las fluctuaciones magnéticas y tomar imágenes para comprender mejor esta corona, que es “un entorno muy extraño y poco familiar para nosotros”, sostuvo Alex Young, un especialista del Sol en la NASA, en declaraciones a la agencia AFP.