La pandemia del coronavirus ha obligado a los museos y galerías a reevaluar cómo las obras de arte y los artistas pueden mostrarse en línea a una audiencia más amplia