Tras erigirse como uno de los «wearables» del 2017 por su calidad y precio, la pulsera de Xiaomi Mi Band se ha enfrentado a su primer bulo en internet, incluso desmentido por la Policía Nacional a través de su cuenta de Twitter.

Una información falsa, creada a partir de una web donde los usuarios pueden «fabricar» sus propios titulares y noticias, ha corrido como la pólvora en las redes sociales. En ella, se afirmaba que este dispositivo había sido retirado del mercado por Xiaomi debido a que se había demostrado que «puede provocar cáncer y disfunción eréctil».

El contenido falso afirma que este «dispositivo uránico» que mediría las pulsaciones «es el causante de varias patologías e innumerables causas de fallecimiento en China y EE.UU.», un extremo que han desmentido varios portales dedicados a destapar los bulos de la red. De igual manera, el Twitter de la Policía Nacional ha reflejado el engaño.

La expansión de las aplicaciones de mensajería instantánea y las redes sociales son el caldo de cultivo perfecto para informaciones falsas o fraudes, que cada vez son más habituales. Posibles atentados, revelaciones de los Agentes de Seguridad del Estado o el reciente timo del cupón de Mercadona han sido las últimas mentiras difundidas en un mundo cada vez más conectado.