Los servicios de computación en nube y la videoconsola Xbox se consolidaron este martes como los principales motores que han impulsado a la histórica Microsoft durante el año de pandemia de covid-19, con unos beneficios interanuales que se dispararon un 35 %.

El gigante del software ganó durante los primeros nueve meses de su ejercicio fiscal 2021 (de julio del 20 a marzo del 21) 44.813 millones de dólares, provenientes de unos ingresos que treparon de los 104.984 millones de marzo de 2020 a los 121.936 millones actuales.

Por segmentos de negocio, las áreas de mayor crecimiento para la empresa creadora del sistema operativo Windows fueron la computación en nube -algo que ya viene siendo habitual durante los últimos años- y los videojuegos, una de las industrias más beneficiadas por los cambios en el ocio a raíz de la covid-19.

AZURE SE DISPARA UN 50 %

Así, Azure, la plataforma de computación en nube de la empresa y competidora de AWS de Amazon, creció un 50 % interanual, y Dynamics 365, el software de gestión para empresas muy vinculado a la nube, subió un 45 %.

Azure es la gran apuesta de Microsoft para los próximos años y un área de especial interés para su consejero delegado, Satya Nadella, que dirigió durante años los servicios en la nube antes de pasar a ocupar el puesto de máxima responsabilidad en la empresa.

Sin embargo, la plataforma de la compañía de Redmond (estado de Washington, EE.UU.) sigue muy por detrás del gran dominador del sector, Amazon, que con su AWS controla el 32 % del mercado, frente al 20 % de Azure y el 9 % de Google Cloud (el tercer actor en discordia, aunque a mucha distancia de los otros dos).

APROVECHA LA PASIÓN POR LOS VIDEOJUEGOS

El negocio en torno a la videoconsola de Microsoft, Xbox, aumentó un 34 %, puesto que con el cierre obligatorio de gran parte de la oferta de ocio fuera del hogar, millones de personas recurrieron a los juegos digitales para pasar el tiempo.

Para aprovechar el momento álgido que vive la industria de los videojuegos, la empresa sacó al mercado el año pasado su propia plataforma de juegos en la nube, Project xCloud, que ofrece más de 150 juegos por 14,99 dólares al mes sin necesidad de tener que comprar una videoconsola Xbox física.

Otro producto de la compañía que también experimentó un crecimiento sustancial el pasado año fue la red profesional LinkedIn, cuya facturación se incrementó un 25 %.

La empresa se benefició de igual modo del incremento en ventas de ordenadores personales producido el año pasado, puesto que la gran mayoría de estas computadoras salieron al mercado con el sistema operativo Windows, cuyas ventas crecieron un 10 %.

EL RIESGO POR LA ESCASEZ DE CHIPS


Sin embargo, el crecimiento de la demanda de dispositivos electrónicos en todo el mundo y las interrupciones y dificultades logísticas en la cadena de producción a consecuencia de la pandemia han creado una escasez de microchips que podría tener efectos negativos en las cuentas de Microsoft en el futuro si se perpetúa.

Por su parte, los inversores de la empresa ganaron durante los pasados nueve meses 5,93 dólares por título, frente a los 4,34 que se embolsaron en el tramo equivalente del ejercicio fiscal 2020.

“Tras más de un año de pandemia, la tendencia de adopción digital no se está ralentizando. Al contrario, se acelera, y esto es solo el principio”, indicó al presentar los resultados el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella.

Las cuentas de la empresa, sin embargo, quedaron por debajo de lo esperado por los analistas y no terminaron de convencer en Wall Street, donde las acciones de la firma se dejaban un 3,27 % hasta los 253,40 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués.

Con información EFE