La industria de semiconductores está invirtiendo $146 mil millones en chips de próxima generación, es decir, aquellos que eventualmente resolverán necesidades futuras. Una ínfima parte se destina para atender las necesidades de la industria del presente.

La información, divulgada por Wall Street Journal, suma elementos a la actual escasez de chips, con los cuales se atienden los requerimientos del mercado en el presente.

Y es que la industria debe sortear el dilema de invertir más recursos en chipset más económicos con una rápida obsolescencia o silicios que garanticen la movilidad y el cómputo del futuro.

Tres empresas, Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSM), Samsung Electronics e Intel, representan alrededor de tres quintas partes de todo el gasto de 2021, dice Gartner. Casi toda la inversión se dirige hacia chips construidos con tecnología de vanguardia.

La dirección del gasto probablemente signifique un suministro continuamente escaso de chips comunes y corrientes que se utilizan en automóviles, electrodomésticos y dispositivos, según analistas de la industria. También sugiere que la espera de pedidos puede ser larga, dicen los expertos consultados por WSJ.

Los fabricantes de chips deben realizar sus inversiones y decidir dónde colocar más recursos, en una industria con grandes diferencias de costos entre los chips más costosos y los más económicos.

Por ejemplo, una oblea de 5 nanómetros para chips avanzados, que permiten que las aplicaciones se ejecuten en los últimos teléfonos inteligentes como el iPhone 13, se vende por alrededor de $ 17,000 a partir de este año. Ese precio se compara con aproximadamente $ 3,000 por una oblea de semiconductores de 28 nanómetros que realizan funciones más simples, como conectar dispositivos a redes Wi-Fi.

Otros de los problemas descritos es que muchos de los fabricantes de chips no avanzados dudan en realizar grandes inversiones para obtener nueva capacidad porque para cuando una nueva fábrica comience a producir, en unos pocos años, es posible que no haya la misma demanda, lo que resultará en plantas infrautilizadas y pérdidas.

La información completa en el enlace