El 5 de julio de 1994, Jeff Bezos creaba una empresa llamada Cadabra, una librería online. Rápidamente rebautizada como Amazon, en honor al río Amazonas, la empresa vendió su primer libro un año después y salió a bolsa en mayo de 1997. Por aquel entonces, ni siquiera los más optimistas podían prever en qué se convertiría Amazon: en una de las mayores y más influyentes compañías del mundo.

El pasado viernes, 2 de julio de 2021, las acciones de la compañía cerraron a 3.510,98 dólares, elevando su capitalización bursátil a 1,77 billones de dólares.

Gracias a unos ingresos cada vez mayores y a un recién encontrado apetito por los beneficios, Amazon lleva un tiempo en una carrera alcista, con el precio de sus acciones casi duplicándose sólo en los últimos dos años. Aunque las acciones de la empresa han parecido una muy buena inversión durante la mayor parte de los 24 años transcurridos desde su salida a bolsa, los últimos cinco años han sido realmente la guinda del pastel.

Foto: Archivo

Cualquiera que sea inteligente, paciente o simplemente lo suficientemente afortunado como para haber comprado acciones de Amazon en la OPV de 1997 y mantenerlas, puede ahora contemplar una pequeña o, dependiendo de la inversión inicial, considerable fortuna.

Como ilustra el siguiente gráfico de Statista, una inversión inicial de 1.000 dólares, suficiente para comprar 55 acciones a un precio de 18 dólares por acción en mayo de 1997, valdría ahora más de dos millones de dólares. Además de la subida del precio de las acciones de 18 a 3.510 dólares, el enorme rendimiento puede atribuirse a tres desdoblamientos de acciones, que convirtieron una acción comprada en 1997 en doce acciones a finales de 1999.

Gráfico de Statista

Con información Statista