El compositor francés Alexandre Desplat se llevó el domingo el segundo Óscar de su carrera por la banda sonora de la película “La forma del agua”, el romance fantástico de Guillermo del Toro.

“Guillermo, gracias, gracias por dejar que la música sea la voz de tus personajes y transmitir la hermosa melancolía del amor”, le dijo Desplat a Del Toro al recibir su estatuilla en el escenario del Dolby Theater.

La banda sonora de “La forma del agua” ya le había valido un Globo de Oro.

“Es muy difícil convencer a los directores estadounidenses para que te llamen, tienen su red y la presión es enorme”, había afirmado antes el parisino de 56 años, quien recibió su primera estatuilla hace tres años por “El gran hotel Budapest”, de Wes Anderson.

Hoy, es uno de los valores seguros de Hollywood, junto a sus habituales rivales Hans Zimmer, quien estaba nominado por “Dunkerque”, o el legendario John Williams, creador del famoso tema de “La Guerra de las Galaxias” y quien compitió por el octavo episodio de la saga.

Desplat ya tiene una colección de trofeos bien surtida, que incluye premios Bafta, Grammy y César.

Su carrera se internacionalizó cuando le llegaron las primeras propuestas estadounidenses, “Girl with a pearl earing” de Peter Webber en 2003 y “Birth” de Jonathan Glazer al año siguiente.

Ese fue el clic. “La gente llamaba y exigía a la persona que compuso la música de ‘Birth'”, recuerda Laura Engel, su agente.

A partir de entonces, siguieron grandes proyectos, con los mejores cineastas, como Fincher, Polanski, Frears, Besson y múltiples colaboraciones con Wes Anderson o George Clooney.

Es autor de más de cien bandas sonoras, incluida la última entrega de la saga de Harry Potter, uno de los mejores momentos de su carrera.

“Estar frente a cientos de músicos en el atril todos los días, de pie durante 9 horas, con los productores y el personal de Warner en la cabina esperando que los sorprendas, es mucha presión”, recordó en algún momento.

Con información Noticiero 52