Este viernes portales digitales informaron que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos ha propuesto nuevas normas que eviten dos de los fraudes que más afectan a los usuarios, los conocidos como duplicado de SIM y de transferencia.

El duplicado de SIM, conocido como SIM Swapping, y el fraude de transferencia (a otro operador) son dos técnicas que permiten a los ciberdelincuentes secuestrar el número de teléfono de un usuario. 

Su importancia radica en que el teléfono suele ser uno de los factores de verificación de la identidad en servicios digitales, como pagos bancarios o acceso a redes sociales. Para evitar este tipo de fraudes, la FCC ha propuesto nuevas normas que obliguen a los operadores de red a adoptar métodos más seguros para validar la identidad de un usuario antes de redirigir el número de teléfono a un nuevo dispositivo o portador, como recoge la Comisión en un comunicado.