Para el sector automotriz la escasez de semiconductores podría durar hasta 2022, sin embargo el problema se mudaría a otra industria: los smartphones. Así lo advirtieron ejecutivos de la industria y un economista, según reseñó este viernes Reuters.

El sector automotriz es el que más ha sufrido más este año, pero la crisis estaría por  mejorar relativamente pronto, ya que China asumirá parte de la demanda de producción que Taiwán no pudo satisfacer, indicó la economista en jefe de ING Greater China, Iris Pang.

“Las empresas taiwanesas de semiconductores están adaptando la fabricación de chips para automóviles, por lo que la escasez de chips debería resolverse para los automóviles en unas pocas semanas, pero el problema de escasez de chips de otros electrónicos persiste”, y esto podría retrasar los envíos de algunos smartphones nuevos, agregó Pang.

La crisis de suministro más amplia podría durar hasta el segundo trimestre de 2022, según indicó Adam Khan, fundador de AKHAN Semiconductor.

La industria de los chips podría crecer entre un 21% y un 25% en 2021, y “la electrónica tiene su mejor desempeño desde 2010”, señaló Dan Hutcheson, director ejecutivo de VLSI Research, una compañía de investigación de mercado de semiconductores.