El equipo ruso de ciberseguridad Group-IB dividirá su negocio nacional e internacional en dos compañías separadas en un intento por mantener una presencia tanto en el mercado ruso como en el extranjero, dijo la compañía el miércoles.

La sede mundial de la compañía en Singapur se encargará de los clientes internacionales, mientras que una escisión rusa «completamente autónoma» trabajará con empresas en Rusia y un puñado de otros estados exsoviéticos, dijo Group-IB en un comunicado.

La medida refleja los pasos tomados por docenas de compañías internacionales para salir o vender sus operaciones rusas desde que Occidente golpeó a Rusia con sanciones económicas sin precedentes en respuesta a que Moscú envió decenas de miles de tropas a Ucrania en febrero en lo que llama una «operación militar especial».

«El negocio de Rusia y la Comunidad de Estados Independientes (CEI) a partir de ahora evolucionará de forma independiente», dijo Group-IB en un comunicado.

La primera etapa de separación se completó y los activos de los accionistas se dividirán entre las dos compañías dentro de seis meses, dijo Group-IB.

«Creemos que este paso nos dará más libertad de mercado y acelerará el desarrollo comercial en todas las regiones de presencia de Group-IB», dijo el director general de Group-IB Global, Dmitry Volkov.

Group-IB fue una vez un símbolo festejado de la industria tecnológica local de Rusia, y el presidente Vladimir Putin en 2019 otorgó al fundador Ilya Sachkov un premio comercial para jóvenes emprendedores.

Sin embargo, su expansión internacional y su trabajo con agencias policiales extranjeras parecían preocupar a las autoridades rusas y, en septiembre de 2021, Sachkov fue arrestado y acusado de traición por divulgar secretos de estado a una potencia extranjera.

Sachkov permanece detenido en Moscú y ha negado los cargos.