Heberto Alvarado Vallejo

Apple presentó un nuevo iPad en un evento centrado completamente orientado a la educación. La nueva tableta de 9.7 pulgadas costará $ 299 para las escuelas ($ 329 todos los demás establecimientos). Esta iPad es compatible con Apple Pencil, que anteriormente se limitaba al iPad Pro una tableta significativamente más costosa.

Apple también anunció un conjunto de software nuevo adaptado a las necesidades educativas, incluido Schoolwork, una aplicación de gestión de aulas para profesores que les permite repartir tareas digitales a sus alumnos.

A pesar de la apuesta, Apple está muy lejos de otros gigantes como Google y Microsoft que lideran abiertamente el mercado.

Mientras tanto, en América Latina, sólo podemos preguntarnos ¿qué modelo es el más efectivo? Si el norteamericano, donde cada escuela maneja sus presupuestos o el nuestro, en el cual los Gobiernos orientan y hacen propaganda política con las computadoras escolares y limitan la competencia y la diversidad.

En Venezuela, por ejemplo, no solo se concentra en el Gobierno la responsabilidad de distribuir y financiar el computador en la escuela. También se limita la creación de aplicaciones y el uso del software. (Sólo debe funcionar el Software Libre bajo licencia CANAIMA/ Linux).

Una de las fallas del modelo venezolano, es su poca capacidad de adaptación a los cambios del mundo; una falta que también aplica a Latinoamérica. Mientras en la región usamos Netbooks (obsoletas desde hace 10 años) en Estados Unidos usan Tabletas con contenidos actualizados.

En este gráfico de Statista se muestra la proporción de la plataforma de dispositivos de computación móvil enviados a 12 mil escuelas en los Estados Unidos.