La pandemia por el COVID-19 ha acelerado la integración tecnológica en la formación educativa. Sin embargo, no todos los alumnos de la región latinoamericana parecen estar preparados para enfrentar el desafío.