Google dijo el miércoles que logró un avance en la investigación de computadoras al resolver un problema complejo en pocos minutos con una modelo cuántica que llevaría miles de años a la supercomputadora más poderosa de hoy en día.

La confirmación oficial del avance en la computación cuántica fue publicado en la revista científica Nature, después de semanas de controversia luego de la filtración de un borrador sobre si la afirmación de la multinacional tecnológica de “supremacía cuántica” era válida.

Durante décadas, los informáticos han tratado de aprovechar el comportamiento de las partículas subatómicas que pueden existir simultáneamente en diferentes estados, en contraste con el mundo “real” que las personas perciben a su alrededor.

Mientras que la informática tradicional se basa en bits, o unos y ceros, la informática cuántica utiliza bits cuánticos, o qubits, que pueden ser tanto uno como cero al mismo tiempo.

Esta propiedad, de nombre superposición, se multiplica exponencialmente a medida que los qubits están conectados entre ellos. Cuantos más qubits se pueden unir, más poderosa se vuelve una computadora cuántica.

Pero hay una trampa: los investigadores cuánticos necesitan enfriar los qubits para que se acerquen al cero absoluto para limitar la vibración, o “ruido”, que hace que los errores se cuelen en sus cálculos. Es en esta labor muy compleja que el equipo de investigación de Google ha hecho un progreso significativo.