AMC, la cadena de cines más importante de los EE. UU. se reinventó para recuperar sus finanzas golpeadas por la pandemia, por lo que está ofreciendo el alquiler de sus instalaciones para el disfrute de funciones privadas  desde $99 más impuestos.

La nueva oferta de servicios no estará disponible para las salas de Nueva York, Alaska y Hawai.