Los mercados de acciones mundiales caen, ya que los inversores escapan del riesgo y optan por activos seguros, por miedo a que el repunte de casos de coronavirus y una ausencia de estímulo fiscal en Estados Unidos, afecten a la economía mundial.