La batalla entre el gobierno de Estados Unidos y Huawei por las acusaciones de que la gigante tecnológica china supone un riesgo de ciberseguridad, eclipsó la inauguración de este lunes del Mobile World Congress 2019 Barcelona, la mayor feria comercial de la industria móvil del mundo.

El gobierno estadounidense envió una gran delegación para presionar su caso con los ejecutivos de telecomunicaciones y los funcionarios gubernamentales para que no usaran a la compañía china como proveedor por cuestiones de seguridad nacional.

La administración de Donald Trump señala que el gobierno chino podría usar el equipo de Huawei para rastrear el tráfico de internet del mundo, acusaciones que el fabricante tecnológico rechazó y que no hay pruebas de una violación de la ciberseguridad.

Asimismo, 11 senadores estadounidenses solicitaron este lunes al gobierno federal que prohíba los inversores de energía solar, sistemas de control avanzados, elaborados por Huawei, diciendo que representan una amenaza para la seguridad nacional para la infraestructura energética de ese país.

La contraofensiva de Huawei incluye presentar su caso directamente a funcionarios gubernamentales, empresas y periodistas. Además presentó el Mate X, un nuevo teléfono 5G plegable y sus ejecutivos están hablando en los paneles principales de la MBC, un foro clave para el cabildeo y la negociación que se espera que atraiga a unos 100 mil visitantes.

“Las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos y China serán sin duda un tema candente”, dijo Shaun Collins, CEO de la firma de investigación CCS Insight. 

“Hay pocas dudas de que los operadores de todo el mundo estén preocupados de que las sanciones draconianas sobre su capacidad para usar la infraestructura 5G de Huawei puedan tener efectos perjudiciales en sus planes de implementación de 5G”, agregó.

El presidente de EE.UU., Donald Trump (Foto archivo)

Trump twitteó la semana pasada que quería que Estados Unidos estuviese al día en la carrera del 5G a través de la competencia, “no bloqueando tecnologías actualmente más avanzadas”. Aunque no hizo mención a China ni a Huawei, los comentarios podrían verse como algo más tonificado, según reseñó AP.

Guo Ping, uno de los tres ejecutivos de Huawei que se turnan como presidente, dijo a los reporteros el domingo que leyó el tweet del mandatario estadounidense como una admisión de que EE.UU. requiere redes de internet más rápidas y se está quedando atrás en ese aspecto.

El funcionario destacó que la compañía “nunca permitirá puertas traseras en nuestros equipos” y que nunca violaría las leyes y regulaciones en los países donde opera.

Los aliados del gigante estadounidense en Europa, como Alemania y Reino Unido, aún se están decidiendo a permitir el uso de equipos fabricante chino en redes 5G y no está claro si la campaña de presión de Washington está teniendo efecto. Algunos lo ven como un cálculo de riesgos técnicos más que como parte de una batalla más amplia por la tecnología supremacía entre China y Estados Unidos.