La empresa de software, Kaseya, indicó que no ha pagado rescate a los hackers que le perpetraron el ataque ransomware a sus sistemas a principios de mes.

La firma con sede en Florida dijo en un comunicado que decidieron no negociar con los ciberdelincuentes luego de consultar con expertos. “Estamos confirmando en términos inequívocos que Kaseya no pagó un rescate, ni directa ni indirectamente a través de un tercero, para obtener el descifrador”.

La semana pasada Kaseya anunció que obtuvo un descifrador universal para desbloquear los sistemas de los clientes afectados. Dicha herramienta fue adquirida por un tercero de confianza al que la compañía se reserva de brindar información.

REvil es el grupo de ransomware REvil responsable de ejecutar el ataque. Éstos exigieron a Kaseya 70 millones de dólares para devolver la normalidad a las redes de los más de 1.500 clientes perjudicados.

Aunque a los pocos días de haber exigido la alta suma millonaria, los hackers de REvíl, del que se presume operan desde Rusia, desaparecieron sin dejar rastros de los foros de la Deep Web (internet oscura).