Cuando pensamos en el «hackeo» de dispositivos, inmediatamente nos vienen a la mente ordenadores, tablets o móviles. Pero cualquier producto conectado es susceptible de ciberataques, desde juguetes a relojes inteligentes, incluidos los drones. Los expertos en seguridad informática advierten de los posibles riesgos que tienen este tipo de aparatos sin control: robos de información sensible, ciberataques o comunicaciones peligrosas que pueden afectar a la integridad de los menores.

Según un estudio elaborado por la empresa de ciberseguridad McAfee, solo el 20% de los compradores es consciente de que adquiere un posible «regalo envenenado» y apenas algo más de la mitad adopta medidas preventivas para evitar esta situación, a pesar de que estos presentes son los que más se repiten en las listas dirigidas a Papá Noel o los Reyes Magos.

«Vemos cómo los dispositivos conectados siguen siendo los más deseados en las listas de regalos navideños. No obstante, es evidente que los usuarios no siempre entienden la importancia de proteger sus dispositivos»

«Vemos cómo los dispositivos conectados siguen siendo los más deseados en las listas de regalos navideños. No obstante, es evidente que los usuarios no siempre entienden la importancia de proteger sus dispositivos», afirma Gary Davis, responsable de seguridad en la firma McAfee. «En la mayoría de ocasiones, los usuarios no saben que sus aparatos necesitan protección o desconocen cómo protegerlos. Esa falta de conciencia puede ser aprovechada por los ciberdelincuentes y robar información personal».

La muñeca Cayla se maneja a través de una «app» disponible en la Play Store y en App Store

El fenómeno de «cibersecuestro»

Por su parte, el Informe SophosLabs 2018 Malware Forecast, revela cómo se está extendiendo el «malware» en las tecnologías de uso cotidiano, sobre todo el «ramsomware» -por el que los hackers utilizan técnicas para bloquear dispositivos y exigir un «rescate» para recuperar el acceso-. Ricardo Maté, director general de Sophos Iberia, afirma en un comunicado que «el ransomware puede estar en cualquier plataforma: móviles y tablets no se escapan».

Este año, WannaCry sacudió al mundo entero ya que el «cibersecuestro» representó más del 45% de todo el ransomware rastreado, seguido muy de cerca por Cerber con un 44.2%, según datos de la firma de seguridad Sophos. Tan solo en septiembre, el 30,4% del malware malicioso de Android procesado por SophosLabs fue ransomware. La mayoría de los ataques se dirigieron a Windows, pero también afectó a otras plataformasincluidas Android, Mac y Linux.