Un juez desestimó este viernes una demanda del expresidente Donald Trump que buscaba levantar su prohibición de Twitter.

Pero el juez de la corte federal de distrito de San Francisco, James Donato, dejó la puerta abierta para que Trump y otros demandantes presenten una demanda enmendada contra Twitter que sea consistente con su decisión escrita el viernes de desestimar la demanda en su totalidad.

El gigante de las redes sociales había bloqueado a Trump el 8 de enero de 2021, citando el riesgo de incitación a más violencia tras los disturbios en el Capitolio por parte de una multitud de partidarios del entonces presidente dos días antes.

Trump, la Unión Conservadora Estadounidense y cinco personas demandaron a Twitter y a su cofundador Jack Dorsey el año pasado en nombre de ellos mismos y de una clase de otros usuarios de Twitter que habían sido expulsados ​​de la aplicación.

El fallo de Donato se produce casi dos semanas después de que Trump dijera a CNBC que no tenía interés en volver a Twitter, incluso si Elon Musk, el jefe de Tesla, cuya oferta de compra de Twitter por 44.000 millones de dólares había aceptado la junta de la empresa, levantaba su prohibición.

Antes de la prohibición, Trump era un ávido usuario de Twitter, tuiteando un promedio de más de 30 publicaciones por día hacia el final de su presidencia. En el momento de la prohibición, Trump tenía casi 90 millones de seguidores en Twitter.

Su demanda alegaba que Twitter violó los derechos de libertad de expresión de la Primera Enmienda de los demandantes, argumentando que las prohibiciones se debieron a la presión ejercida sobre la empresa por parte de los miembros demócratas del Congreso.

Pero en su fallo de 17 páginas, Donato escribió que Trump y los otros demandantes “no parten de una posición de fuerza” con su reclamo de la Primera Enmienda.

El juez señaló, citando la jurisprudencia federal, que “Twitter es una empresa privada y la Primera Enmienda se aplica solo a las restricciones gubernamentales del discurso, y no a las supuestas restricciones por parte de empresas privadas”.

Donato rechazó la idea de que la prohibición de Twitter de Trump y los demás fuera atribuible a las acciones del gobierno, que sería la única forma de defender el reclamo de una violación de la Primera Enmienda.

En general, la demanda enmendada no alega de manera plausible que Twitter actuó como una entidad gubernamental cuando cerró las cuentas de los demandantes”, escribió Donato.

La demanda también pedía al juez que dictaminara que la Ley Federal de Decencia en las Comunicaciones era inconstitucional.

La CDA dice que los proveedores de servicios en línea como Twitter no se hacen responsables del contenido publicado por otros.

Donato desestimó ese reclamo después de determinar que los demandantes no tenían capacidad legal para impugnar la CDA. El juez dijo que la única forma en que podrían tener tal posición era demostrar que Twitterno habría quitado la plataforma al demandante” u otros si no fuera por la inmunidad legal conferida por la CDA en lo que respecta al contenido.

Donato desestimó un tercer reclamo, que Twitter había violado las Prácticas Comerciales Desleales y Engañosas de Florida nuevamente porque Trump y los otros demandantes acordaron que la ley de California regiría las disputas entre Twitter y sus usuarios, como lo establecen los términos de servicio de Twitter.

La demanda se había presentado originalmente en un tribunal federal de Florida, donde vive Trump, y luego se transfirió a California a pedido de Twitter, que tiene su sede allí.

Por último, el juez desestimó un cuarto reclamo de la demanda, presentado bajo la Ley de Alto a la Censura de las Redes Sociales de Florida.

El juez dijo que solo un demandante nombrado en el caso, Dominick Latella, tenía una cuenta de Twitter activa en el momento en que la ley de Florida entró en vigencia el 1 de julio de 2021, por lo que es el único demandante que posiblemente podría tener un reclamo bajo la ley.

También existe una gran preocupación sobre la aplicabilidad de la SSMCA”, escribió Donato.

A los funcionarios del gobierno de Florida se les prohibió hacer cumplir la SSMCA el 30 de junio de 2021, el día antes de que la ley entrara en vigencia, en una decisión bien razonada emitida por el Distrito Norte de Florida”, que determinó que la ley violaba la Primera Enmienda, escribió el juez.

 

Fuente: CNBC