Un grupo de empresas de medios argumentará el viernes ante el juez de Estados Unidos que supervisa la quiebra de FTX que se les debería permitir solicitar que el criptointercambio colapsado haga públicos los nombres de sus clientes.

Al tratar de intervenir en el caso, el New York Times, Dow Jones, Bloomberg y el Financial Times dijeron que la ley de quiebras exige transparencia. Dejar que los nombres de los clientes permanezcan en secreto podría convertir los procedimientos de bancarrota en una «farsa» si los acreedores comienzan a pelear de forma anónima sobre cuánto dinero deberían recibir, escribieron las compañías de medios en una presentación judicial de bancarrota de Delaware.

FTX ha argumentado que la práctica habitual de quiebras en EE.UU. de revelar los nombres, direcciones y direcciones de correo electrónico de los acreedores, que incluye a los clientes, podría exponerlos a estafas y podría violar las leyes de privacidad para quienes viven en Europa.

La compañía también ha dicho que revelar las identidades de hasta 1 millón de clientes facilitaría que un competidor los saquee, lo que socavaría el valor de la plataforma de FTX cuando busca compradores.

El Fideicomisario de EE.UU., parte del Departamento de Justicia de EE.UU., ya objetó la solicitud de FTX y argumentó que la transparencia ayuda a proteger contra la incorrección en los casos de bancarrota.

El juez de quiebras de EE.UU., John Dorsey, dijo que no se pronunciará sobre los problemas de privacidad de los clientes antes de enero.

La audiencia de bancarrota del viernes llega al final de una semana dramática para el exchange de criptomonedas. El fundador, Sam Bankman-Fried, fue arrestado por cargos de fraude el lunes, el CEO de FTX, John Ray, testificó ante el Congreso de EE.UU. el martes, y FTX se opuso a la demanda de los liquidadores con sede en Bahamas de acceder a sus sistemas y registros el miércoles.

Durante la audiencia del viernes, FTX también proporcionará una actualización sobre sus esfuerzos de recuperación de activos y su disputa con los liquidadores con sede en Bahamas.

Fuente: Reuters