Rosabel Meleán

Recientemente ha salido a la luz el supuesto 1er caso clínico en el mundo de un menor que ha debido ser hospitalizado durante 2 meses por su adicción a los videojuegos y, más en concreto, a Fortnite Battle Royale, el popular free to play de Epic Games.

En este caso, el paciente hospitalizado mostró una dificultad para despegarse de las pantallas y la necesidad de un seguimiento exhaustivo prolongado tras la retirada total para superar el riesgo de recaídas.El joven mostraba un aislamiento en su domicilio, rechazo a interacciones sociales con negación a acudir a servicios sanitarios, inflexibilidad personal persistente, escaso interés por su entorno y otros problemas como alteración en el ritmo del sueño.

Tras una evaluación, los profesionales plantearon que la adicción del menor actuaba como reguladora ante el intenso malestar por la pérdida de un familiar y por la ansiedad derivada del aumento de exigencia en el contexto educativo.

El equipo llevó a cabo un tratamiento intensivo trabajando tanto con el paciente como con su familia e implementando estrategias de intervención como reestructuración cognitiva. El joven ya ha mostrado una clara disminución del uso de pantallas así como una mejoría del funcionamiento personal y social.

Con Vandal