En estos momentos todavía no queda tan claro si la compra de Activision Blizzard por parte de Xbox va a cerrarse, eso se debe a que en los últimos días algunos organismos reguladores se han puesto en contra de la compañía. Por esa razón, Sony, quienes desean que no se lleve a cabo la adquisición, están confiados en que la competencia no existe.

De hecho, el director de la compañía en la división de videojuegos, Jim Ryan, comentó que no ve como una amenaza Game Pass, testificando que esta plataforma de renta de juegos estaría en declive. Esta información viene de un reporte relacionado a nuevas entrevistas con el ejecutivo, con citas que fueron compartidas por ciento informante.

Esto es lo declaró, con una postura que se considera contrario a lo expresado en documentos pasados:

Cuando consideramos Game Pass, parece estar disminuyendo los números. Cuando consideramos Game Pass, hemos vendido más PS5 en dos años de los que han reunido suscriptores y lo han estado haciendo durante 6-7 años.

Estamos apenas por debajo de los 50 millones de suscriptores y están en los 20, pero hay más trabajo por hacer para aumentar ese número.

Vale la pena mencionar, que la preocupación de Sony sigue siendo totalmente la de perder franquicias importantes como Call of Duty, esto a pesar de que se ha hablado de un contrato de 10 años para seguir contando con esta franquicia. También ha salido a la luz el tema de que Nintendo aceptó un acuerdo similar, mismo que llevaría la saga al fin a sus consolas.

Fuente: Atomix