El multimillonario Jeff Bezos logró este martes ir al espacio tras despegar desde una base en Texas (EE.UU.) a bordo del cohete New Shepard, con el que superó los 106 km de altura para luego regresar a la Tierra, en un viaje de aproximadamente 11 minutos de duración.

En el interior de la nave fabricada por Blue Origin, una compañía aeroespacial propiedad de Bezos, estaban el fundador de Amazon acompañado de su hermano, Mark; la piloto de 82 años Wally Funk; y Oliver Daemen un estudiante neerlandés de 18 años e hijo de un multimillonario.

Durante el viaje, la cápsula se separó del cohete propulsor al alcanzar los 76 kilómetros de altura, para después seguir por su cuenta los restantes 30 kilómetros hasta una distancia de la superficie terrestre que les permitió vivir la experiencia de la ingravidez por unos minutos.

Una vez finalizado el trayecto, que tuvo un retraso de 12 minutos por ajustes técnicos, la cápsula con sus cuatro ocupantes aterrizó sin pormenores en un paisaje desértico cerca del sitio de lanzamiento.

“El mejor día”, exclamó desde el interior de la cápsula Jeff Bezos, tras haber aterrizado.

Una foto cedida por Blue Origin muestra a Jeff Bezos (R) reaccionando dentro de la cápsula después de que el New Shepard de Blue Origin con Jeff Bezos, Mark Bezos, Wally Funk y Oliver Daemen regresara a la tierra tras un viaje al espacio después de despegar del Sitio de Lanzamiento Uno, Texas, Estados Unidos, 20 de julio de 2021. (Estados Unidos) EFE/EPA/BLUE ORIGIN

A diferencia del viaje que hizo hace más de una semana desde Nuevo México el multimillonario Richard Branson, en el viaje de este martes Bezos y sus acompañantes sobrepasaron la línea imaginaria de Karman, ubicada a 99,7 kilómetros de la Tierra y que en algunos ámbitos científicos es aceptada como la división entre la atmósfera terrestre y el espacio exterior.