El jefe del fabricante de automóviles Stellantis, Carlos Tavares, espera que la cadena de suministro de semiconductores se mantenga estrecha hasta finales del próximo año, dijo en una entrevista publicada este domingo en el diario francés Le Parisien.

«La situación seguirá siendo muy complicada hasta fines de 2023, luego se aliviará un poco«, dijo Tavares, y agregó que «los fabricantes de semiconductores tienen interés en volver a hacer negocios con nosotros, especialmente porque están subiendo los precios«.

En los últimos dos años, la escasez de chips semiconductores, debido entre otros factores al impacto de la pandemia de COVID-19, ha obligado a los fabricantes de automóviles de todo el mundo a desechar los planes de producción de millones de automóviles. La escasez ahora está disminuyendo, pero a un costo nuevo y permanente para las compañías automotrices.

En Francia, la escasez sigue pesando sobre las ventas de los fabricantes. Si bien las matriculaciones de automóviles nuevos aumentaron un 5% el mes pasado, según las cifras de la industria publicadas el sábado, se mantuvieron casi un 12% por debajo desde principios de año.

 

Fuente: Reuters