El estreno en salas de Avatar: El sentido del agua fracasó en algunos cines de Japón al no disponer de la alta tecnología que necesita la nueva película de James Cameron para su proyección.

La secuela de Avatar (2009) utiliza la tecnología de alta velocidad de fotogramas (HFR, por sus siglas en inglés) en algunas de sus escenas. Gracias a ello, se pueden reproducir a 48 cuadros por segundo. Teniendo en cuenta que la reproducción estándar es de 24 fotogramas por segundo (fps), esta duplicación indica que mejora la calidad del visionado y permite que estas partes del largometraje sean más realistas.

Si bien esta tecnología no es nueva, ya que se ha aplicado en otras películas, como El Hobbit, dirigida por Peter Jackson, con ella el realizador James Cameron permite acelerar la velocidad de las escenas de acción, mientras que aquellas en las que se suceden diálogos dan la impresión de ser relativamente más lentas.

Según trascendió recientemente, tras el estreno de la secuela de Avatar en los cines de todo el mundo, algunas salas de Japón se vieron obligadas a cancelar su proyección. Esto sucedió por motivos técnicos, tal y como adelantó Bloomberg.

Debido al formato tridimensional de alta velocidad de fotogramas, que requiere el procesamiento rápido de una gran cantidad de información, algunas salas cines no han podido estrenar la cinta porque no disponen de sistemas que puedan soportar la tecnología que exige el largometraje.

Por el momento, se desconoce a qué se debe esta cancelación masiva de proyecciones, aunque desde este medio apuntan a que un cine de la ciudad japonesa de Nagoya pudo reproducir la película al pasar de los 48 cuadros por segundo al formato estándar, esto es, los 24 fps tradicionales en el cine.

Fuente: Portaltic