El fabricante de vehículos eléctricos Tesla y su presidente ejecutivo Elon Musk, recibieron este viernes, dos demandas por unos inversores que denunciaron fraude de valores por una trama para perjudicar a vendedores en corto, que incluyó la propuesta de Musk de sacar a la empresa del mercado bursátil.

El pasado martes Elon Musk anunció en Twitter la posible salida de Tesla de la bolsa en una transacción de 72 mil millones de dólares, que valoró a la compañía a 420 dólares por acción y que el “financiamiento” estaba “asegurado”.

En una demanda presentada a una corte federal de San Francisco (EE.UU.), Kalman Isaacs señaló que los mensajes de Musk en su red social eran falsos y llevaron a un engaño, y que la empresa respaldó esas manifestaciones al no corregirlas, lo que equivalió a un “ataque nuclear” elaborado para “diezmar por completo” a vendedores en corto.

Los vendedores en corto solicitaron prestadas acciones, que a su juicio, están sobrevaloradas las venden y luego las recompran a un costo supuestamente menor para conseguir ganancias. Ese tipo de inversores ha enojado por mucho tiempo al CEO de Tesla, que en algunas ocasiones utiliza su cuenta en Twitter para hacerles críticas.

Elon Musk no ha mostrado evidencia de que tenga comprometidos los fondos necesarios para sacar a la empresa de la bolsa y los demandantes no presentarono pruebas de lo contrario.

Isaacs indicóo que las conductas de Tesla y Musk produjeron volatilidad en el mercado que costó a los vendedores en corto cientos de millones de dólares al tener que cubrir sus apuestas bajistas y llevó a todos los compradores de valores de la compañía a cancelar precios inflados.

De acuerdo al reclamo, Isaacs compró tres mil acciones de Tesla el 8 de agosto para cubrir sus posiciones cortas. La demanda expresó que el período considerado inició en la tarde del 7 de agosto y la de Chamberlain val del 7 al 10 de agosto.