Rosabel Meleán

El director ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, informó este viernes que han solicitado una cantidad de $9 mil 700 millones en subsidios públicos para la construcción de una fábrica de chips semiconductores en Europa.

El objetivo es poder enfrentarse con buenos recursos a rivales asiáticos en la fabricación de chips, en un periodo de escasez que golpea al mercado tecnológico desde hace un tiempo.

Gelsinger anunció el mes pasado una nueva estrategia para que Intel invierta $20.000 millones en la producción de chips en Estados Unidos, y ahora busca una ubicación para una planta en Europa que según él, respaldaría el objetivo de Thierry Brieton comisario Europeo de duplicar la participación de la región en la producción mundial de chips al 20% durante la próxima década.