La escasez global de chips podría continuar por un par de años en solventarse, un problema que ha afectado a varias áreas, entre ellas la electrónica de consumo.

El trabajo y estudio de casa impulsado por la llegada de la pandemia provocó un “ciclo de crecimiento explosivo en semiconductores”, ejerciendo una enorme presión en las cadenas de suministro a nivel mundial, dijo el CEO de Intel, Pat Gelsinger durante una sesión virtual de la feria comercial Computex en Taipei.

A pesar de que la industria ha tomado medidas para remediar el problema a corto plazo, “el ecosistema podría tardar un par de años en abordar la escasez de capacidad, sustratos y componentes de fundición”, expresó el máximo representante del mayor fabricante de circuitos integrados del mundo.

En marzo Intel anunció un plan de 20.000 millones de dólares para incrementar su capacidad de fabricación de chips avanzados, construyendo dos fábricas en Arizona (EE.UU.) y abriendo sus plantas a clientes externos.

Lea también: La escasez global de chips podría durar hasta 2023, según experto