Al menos en el plano económico y bursátil, esta semana no ha sido nada benévola con las empresas tecnológicas. Gigantes como Amazon y Alphabet (matriz de Google) divulgaron recientemente sus respectivos balances financieros con resultados por debajo de lo estimado.

Otro de sus rivales en el mercado, AMD, mostró durante el Q3 2018 un comportamiento en baja, que le valieron una caída en bolsa del 9% ante el desplome de las ventas de tarjetas gráficas de la compañía.

Pero para Inter Corp la realidad es distinta, pues sus números escapan a la tendencia negativa no solo con ganancias por encima de las previsiones del sector sino también con proyecciones alentadoras para el cierre de año.

El resultado positivo de Intel se dio, gracias a su negocio de centro de datos y la fuerte demanda de sus chips para computadoras personales, lo que llevó a sus acciones a repuntar hasta un 6,0 por ciento tras la sesión regular.

Fue el segundo trimestre consecutivo en que la compañía se beneficia de ese segmento luego de años de estancamiento en ese negocio, y por el aumento de las ventas de chips de módem para los iPhone.

La compañía pronosticó en el trimestre en curso ingresos de 19.000 millones de dólares y ganancias ajustadas de 1,22 dólares por acción. Según datos de Refinitiv, los analistas esperaban en promedio ingresos por 18.400 millones de dólares y una ganancia de 1,09 dólares por acción.

La ganancia neta creció a 6.400 millones de dólares, o 1,38 dólares por acción, en el tercer trimestre finalizado el 29 de septiembre desde 4.520 millones de dólares, o 94 centavos por acción, en el mismo lapso un año atrás.

Excluyendo ítems, la compañía ganó 1,40 dólares por acción. Los ingresos netos aumentaron un 18,7 por ciento a 19.160 millones de dólares. En promedio, los analistas esperaban ganancias ajustadas de 1,15 dólares por acción e ingresos de 18.110 millones de dólares.

Nueve meses muy productivos

Según el comunicado de Intel, registró un aumento interanual del 19%, lo cual supone un incremento notorio si tenemos en cuenta que en el Q3 2017 el incremento fue apenas del 2%.

El mayor fabricante de microprocesadores del mundo, ganó en los primeros nueve meses del año 13.940 millones de euros, lo que significa un fuerte ascenso del 54,14% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

La compañía de Santa Clara (California) registró entre enero y septiembre pasados un beneficio neto por acción de 3,35 dólares frente a los 2,12 dólares de los mismos nueve meses de 2017, cuando ganó 9.045 millones de euros. La facturación del grupo tecnológico hasta septiembre fue de 45.890 millones de euros, lo que representa un ascenso del 14,18% respecto del mismo periodo del año pasado, cuando ingresó 40.188 millones.

Desglosando dichas cifras se tiene que el segmento más importante de la compañía es el Client Computing Group que ha alcanzado los 10.230 millones de dólares superando las previsiones de FactSet, que eran de 9.330 millones de dólares.

La segunda división más importante de la compañía son los Data Centers que han generado 6.140 millones de dólares. La división de memorias no volátiles de Intel ha aportado a las arcas un total de 1.140 millones de dólares.

“La demanda de clientes para ordenadores fue más fuerte de lo esperado y en los negocios centrados en datos. Esto generó un récord de ingresos y otro aumento para nuestra perspectiva para todo el año, que ahora supera los seis mil millones”, dijo al anunciar las cuentas el consejero delegado interino de Intel, Bob Swan.