El metro de Los Ángeles se convertirá en el primer sistema de transporte público en EE.UU. que instalará escáneres corporales para proteger a los usuarios de armas y explosivos, anunciaron este martes las autoridades.

El despliegue de los escáneres portátiles, que proyectan olas para realizar exámenes de cuerpo entero a pasajeros que transitan por una estación sin ralentizarlos, ocurrirá en los próximos meses, manifestó Alex Wiggins, que dirige la división de aplicación de la ley de la Autoridad Metropolitana de Transporte del Condado de Los Ángeles. 

Los aparatos estarán en la búsqueda de objetos metálicos y no metálicos en el cuerpo de una persona, y son capaces de detectar objetos dudosos desde nueve metros de distancia y tienen la capacidad de escanear más de dos mil pasajeros por hora.

“Estamos lidiando con amenazas persistentes a nuestros sistemas de transporte en nuestro país”, dijo David Pekoske, encargado de la Administración de Seguridad del Transporte. “Nuestro trabajo es garantizar la seguridad en los sistemas de transporte para que no ocurra un incidente terrorista bajo nuestro control”, añadió.