Instagram decidió prohibir la subida de imágenes de autolesiones luego de que se levantaran objeciones en Gran Bretaña tras el suicidio de un adolescente cuyo padre dijo que la red social había contribuido a la decisión de su hijo de quitarse la vida.

El jefe de Instagram, Adam Mosseri, manifestó el jueves noche que la plataforma está realizando una serie de cambios a sus reglas de contenido. “No estamos donde debemos estar auto-lastimados y suicidados, y tenemos que hacer más para proteger a los más vulnerables en nuestra comunidad”.

Actualmente Instagram se encuentra eliminando aquellas imágenes no gráficas de autolesiones en las búsquedas.

La decisión de llevar a cabo estos cambios fue respaldada por el Gobierno británico después de que la familia del joven Molly Russell, de 14 años de edad, encontró material relacionado con la depresión y el suicidio en su cuenta de Instagram después de su muerte en 2017.