La compañía aeroespacial y de defensa surcoreana Innospace será la primera empresa privada en lanzar un cohete desde el centro de lanzamiento de Alcantara en el norte de Brasil en diciembre, informó este viernes a Reuters el presidente de la Agencia Espacial Brasileña, Carlos Moura.

Innospace, que planea hacer que los lanzamientos de satélites pequeños de bajo costo sean más accesibles desde múltiples ubicaciones en todo el mundo, aún está desarrollando su cohete y lo probará con un lanzamiento experimental desde Alcantara, dijo en una entrevista Moura.

La start-up surcoreana está desarrollando un cohete híbrido propulsado por combustible sólido y líquido y probará el vehículo en un vuelo suborbital que llevará una carga útil del sistema de navegación inercial para la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) que opera la base de Alcántara, la dijo la agencia brasileña.

Brasil espera obtener una porción del mercado de lanzamiento de satélites pequeños en rápido crecimiento al ofrecer su base en Alcantara, cuya ubicación en la costa atlántica junto al ecuador reduce los costos de combustible ya que los satélites no tienen que viajar tan lejos para entrar en órbita.

La compañía estadounidense de cohetes Hyperion se retiró de las negociaciones con Brasil e Innospace ocupó su lugar para convertirse en el operador de la principal área de lanzamiento en la base de Alcantara, que está a cargo de la Fuerza Aérea Brasileña.

La empresa aeroespacial canadiense C6 Launch Systems Inc, que el año pasado obtuvo una licencia de operador brasileña, planea un lanzamiento desde Alcantara en 2023, mientras que Orion AST, con sede en Virginia, que planea lanzamientos inicialmente destinados a recolectar basura espacial, no ha logrado ningún progreso, dijo Moura.

Virgin Orbit del multimillonario Richard Branson también obtuvo una licencia para operar en Brasil y utilizará la pista de aterrizaje existente de 2,6 kilómetros (1,6 millas) de Alcantara para que su Boeing 747, Cosmic Girl, despegue y lance cohetes que colocan pequeños satélites en órbita terrestre baja.

Moura dijo que las compañías de satélites más pequeñas están teniendo dificultades para reservar lanzamientos desde sitios existentes, con listas de espera de dos o tres años, por lo que Alcantara podría convertirse en una alternativa.

Aunque Elon Musk visitó Brasil recientemente, su SpaceX no tiene planes de invertir en una nueva instalación como Alcantara y seguirá trabajando desde los sitios existentes en los Estados Unidos, dijo Moura.

Pero si la cantidad de vuelos de SpaceX aumenta rápidamente y el gobierno de EE.UU. decide construir una instalación en el norte de Brasil, eso podría cambiar, dijo.

Fuente: Reuters