Las acciones de Tesla cayeron un 5% en el comercio extendido el miércoles después de que el fabricante de automóviles informara resultados del cuarto trimestre de 2021 que fueron más fuertes de lo esperado, pero reconoció problemas en la cadena de suministros durante 2022.

Las ganancias ajustadas fueron de $2,52 por acción, frente a los $2,36 por acción esperados por los analistas, según Refinitiv. Los ingresos alcanzaron los 17.720 millones de dólares, frente a los 16.570 millones de dólares esperados por los analistas.

Los ingresos aumentaron un 65% año tras año en el trimestre, mientras que los ingresos netos, de 2320 millones de dólares, aumentaron un 760%, según un comunicado .

El informe llega en medio de la temporada de ganancias tecnológicas más importante en años . El Nasdaq ha sufrido su peor enero desde 2008, ya que muchos inversores han comenzado a amargarse ante la promesa de acciones tecnológicas de alto crecimiento.

En 2021, Tesla entregó 936 mil 172 vehículos, un aumento del 87% con respecto a 2020 cuando reportó su primera ganancia anual en entregas de 499 mil 647. Sus entregas de 2021 incluyeron 308.600 vehículos eléctricos en el cuarto trimestre.

Se espera que el director ejecutivo, Elon Musk, y otros ejecutivos brinden una actualización sobre el progreso del semirremolque pesado de la compañía, la camioneta experimental Cybertruck y los planes para sistemas de vehículos sin conductor y un automóvil compacto de $25,000.

Con las fábricas que se están construyendo en Austin, Texas, y Brandeburgo, Alemania, los accionistas también quieren saber cuándo se espera que comience la producción y las entregas de vehículos de alto volumen en cada planta.

La orientación de Tesla puede verse atenuada por problemas de la cadena de suministro, si los tweets de Musk son una indicación. El 29 de noviembre de 2021, escribió en Twitter: “¡Oh, hombre, este año ha sido una pesadilla para la cadena de suministro y no ha terminado! Proporcionaré una hoja de ruta actualizada del producto en la próxima llamada de ganancias”.

“Nuestras propias fábricas han estado funcionando por debajo de su capacidad durante varios trimestres, ya que la cadena de suministro se convirtió en el principal factor limitante, que probablemente continúe hasta 2022”, dijo Tesla en un comunicado.

Tesla dijo  que su nueva fábrica en Austin comenzó la producción del Modelo Y a fines del año pasado y dijo que planea comenzar las entregas a los clientes después de la certificación final, sin dar más detalles sobre el calendario.

Para el fabricante su objetivo es maximizar la producción de su fábrica de California más allá de los 600.000 vehículos por año.

A Tesla le ha ido mejor que a la mayoría de los fabricantes de automóviles en la gestión de los problemas de la cadena de suministro mediante el uso de chips menos escasos y la reescritura rápida del software.

Tesla se enfrenta a los desafíos de aumentar la producción en dos nuevas fábricas este año con cambios tecnológicos, así como limitaciones de la batería y otras cadenas de suministro que empañan el panorama

La compañía se enfrenta a una competencia creciente de rivales que están listos para lanzar una variedad de autos eléctricos, desde modelos más asequibles hasta camionetas eléctricas.