El Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones lamenta que Telmex y el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana no hayan podido resolver sus diferendos laborales y que, en tal virtud, a partir del mediodía de hoy los trabajadores sindicalizados de esa empresa se hayan declarado en huelga.

Al tratarse de un Servicio Público de Interés General, tal como lo define el artículo 6° la Constitución Política, el IDET hace votos para que pronto se resuelvan las diferencias que motivaron la huelga y que, bajo estas circunstancias, todos los usuarios de Telmex, tanto residenciales como corporativos no se vean afectados por el escenario de huelga señalado.

De la misma forma, el IDET manifiesta su preocupación por las eventuales contingencias que pudieran presentarse en la interoperabilidad de las redes públicas de telecomunicaciones que utilizan servicios de la red de Telmex o elementos de la misma para la prestación de sus propios servicios.

Por lo anterior, el IDET hace un respetuoso exhorto al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para que vigile puntualmente esta situación y tome las medidas necesarias para que se pueda hacer frente a cualquier contingencia de carácter operativo que ponga en riesgo la prestación oportuna de los servicios de telecomunicaciones de otros operadores que se interconectan con Telmex, y evitar con ello potenciales interrupciones en los servicios de telecomunicaciones que reciben tanto los usuarios de estos operadores como los del propio Telmex.

En este contexto, y tomando en cuenta escenarios de amenazas de huelga que se han presentado en fechas anteriores, el IDET hace un llamado al IFT para que no permita que se vulnere su autonomía por presiones políticas externas que tengan como propósito que relaje los alcances de las obligaciones regulatorias a las que está sujeto Telmex, ya sea en virtud de su título de concesión o de las que derivan de su carácter de Agente Económico Preponderante en el Sector Telecomunicaciones (AEP-T), o bien, que tengan como propósito que se frene el desahogo de cualquier procedimiento de sanción que esté en curso de ser resuelto por ese órgano regulador.

Para el IDET no pasa desapercibido que situaciones como esta son las que justifican que el órgano regulador de las telecomunicaciones esté separado del gobierno central, a fin de aislarlo de cualquier tipo de presión política, que por la naturaleza de un evento de huelga como el iniciado hoy en Telmex, es de esperarse que surjan.

Fuente: IDET