Singapur lanzó un nuevo sistema de reconocimiento facial para la identificación de sus ciudadanos, convirtiéndose así en el primer país del mundo en adoptar esta tecnología como método de identificación oficial.

La nueva tecnología biométrica de reconocimiento facial implementada en Singapur, fue desarrollada por una empresa británica especializada en este tipo de servicios, conocida como iProov.