El gigante tecnológico chino Huawei Technologies Co Ltd estimó el viernes que sus ingresos de 2022 se mantuvieron estables, lo que sugiere que la caída de sus ventas debido a las sanciones de Estados Unidos se había detenido.

A pesar de que las ventas aumentaron apenas un 0,02 %, el presidente rotativo Eric Xu mostró un tono optimista en la carta anual de Año Nuevo de la compañía, donde reveló la cifra.

«Las restricciones estadounidenses son ahora nuestra nueva normalidad, y hemos vuelto a la normalidad», escribió Xu en la carta dirigida al personal y entregada a los medios.

Se espera que los ingresos del año sean de 636.900 millones de yuanes (91.530 millones de dólares), según Xu.

Eso representa un pequeño aumento desde 2021, cuando los ingresos alcanzaron los 636.800 millones de yuanes, y marcó una caída interanual del 30 % en las ventas a medida que entraron en vigor las sanciones de EE.UU. a la empresa.

La carta de Xu no mencionó la rentabilidad de Huawei. La empresa suele divulgar sus resultados anuales completos en el primer trimestre del año siguiente.

Los ingresos para 2022 se mantuvieron muy por debajo del récord de la empresa de 122.000 millones de dólares en 2019. En ese momento, la empresa estaba en su apogeo como el principal proveedor de teléfonos inteligentes con Android a nivel mundial.

En 2019, la administración Trump de EE.UU. impuso una prohibición comercial a Huawei, citando preocupaciones de seguridad nacional, que impedían que la empresa usara Android de Alphabet Inc para sus nuevos teléfonos inteligentes, entre otras tecnologías críticas de origen estadounidense.

Las sanciones provocaron que sus ventas de dispositivos móviles se desplomaran. También perdió acceso a componentes críticos que le impidieron diseñar su línea de procesadores para teléfonos inteligentes bajo su división de chips HiSilicon.

La empresa sigue generando ingresos a través de su división de equipos de red, que compite con Nokia y Ericsson. También opera una división de computación en la nube.

La compañía comenzó a invertir en el sector de vehículos eléctricos (EV), así como en tecnologías ecológicas en el momento en que entraron en vigor las sanciones.

«El entorno macro puede estar plagado de incertidumbre, pero de lo que podemos estar seguros es que la digitalización y la descarbonización son el camino a seguir, y es donde se encuentran las oportunidades futuras», dijo Xu en la carta.

Fuente: Reuters