La compañía china Huawei acusó este martes a Estados Unidos de “acoso”, luego de que el presidente de esa nación, Donald Trump, declarara una emergencia nacional para prohibir a las empresas nacionales usar equipos fabricados por firmas que presuntamente intentan espiar a la primera potencia mundial.

Esa medida restringiría los negocios con firmas como Huawei.

“Huawei ha estado respetando todas las leyes y regulaciones aplicables. Ahora Huawei se ha convertido en la víctima del acoso de la Administración de Estados Unidos”, declaró en un acto celebrado en Bruselas el representante de la compañía ante las instituciones de la Unión Europea, Abraham Liu, según informó Huawei en un comunicado.

Para Liu, no se trata “solo de un ataque contra Huawei”.

“Es un ataque contra el orden liberal basado en normas. Esto es peligroso. Ahora le está pasando a Huawei. Mañana puede pasarle a cualquier otra empresa internacional. ¿Podemos cerrar los ojos ante semejante comportamiento?”, preguntó el representante de la tecnológica, reseñó EFE.

Liu señaló que las redes 5G de Huawei han sido desarrolladas junto a socios europeos y “a medida para las necesidades y desafíos” del Viejo Continente.

“Huawei ha estado operando en Europa durante casi veinte años. Tenemos ahora 12.200 empleados en Europa, el 70 % contratados localmente”, dijo el funcionario de la empresa china.

El presidente estadounidense declaró el miércoles pasado una emergencia nacional para prohibir a las compañías del país usar equipos de telecomunicaciones fabricados por empresas que supuestamente intentan espiar a EEUU, lo que podría restringir los negocios con firmas chinas como Huawei.

La orden ejecutiva no impone automáticamente restricciones a la compra de equipos de telecomunicaciones, pero da al secretario de Comercio, Wilbur Ross, 150 días para establecer qué compañías deben estar sujetas a nuevas limitaciones por suponer un peligro para la seguridad nacional.

Después de la medida anunciada por la administración estadounidense, las principales empresas tecnológicas del país, entre ellas Google, indicaron que dejarán de vender componentes y software a Huawei.

Aunque el Departamento de Comercio de Estados Unidos expidió una licencia de 90 días que levanta durante ese periodo el veto a Huawei y a sus compañías filiales para preparar una transición sin presencia del fabricante de equipos de telecomunicaciones chino.

La Comisión Europea insistió este lunes que Europa es un “mercado abierto” y que corresponde a cada país decidir si imponer restricciones a alguna empresa por razones de seguridad.