El tercer vendedor de teléfonos móviles más importante del mundo, superado solo por Apple y Samsung, está desarrollando un sistema operativo alternativo a Android que podría llamarse Kirin OS.

El vicepresidente de Huawei, Bruce Lee, confirmó en su cuenta de Weibo que trabajan para crear la competencia para Android en sus smarthphones, desmintiendo al jefe de desarrollo de software de Huawei, Wang Chenglu, quien hace tres meses, declaró que no trabajaban en un sistema operativo propio.

¿Estrategia de ventas o medidas de prevención política?

Las razones que motivaron a la compañía asiática distan de las que tuvo Samsung para crear Tizen, su sistema operativo fallido. No se trata de una hazaña para impulsar sus ventas sino, como plan de contingencia ante las amenazas de Donald Trump contra el mercado chino.

El presidente de los Estados Unidos ha amenazado con prohibir la venta de móviles chinos o subir impuestos a sus productos de forma constante para acabar con empresas como ZTE.

Es por ello que el proyecto de crear un sistema operativo para sus productos, supone una solución en el caso de que se confirmen medidas restrictivas en el mercado como sanciones o impuestos contra los productos chinos.

El proceso para crear un sistema operativo es largo, costoso y arriesgado para hacer un producto sólido y funcional. ¿La gigante china podrá con la tarea? Aunque se desconocen detalles, los expertos afirman que de consolidarse Kirin OS, habrá conseguido desarrollar un ecosistema móvil con procesadores y sistema operativo propio, exactamente igual que el líder en tecnología celular, Apple.