Desde que trascendió a la opinión pública la supuesta intención por parte de Google para regresar a operar en el mercado chino a cambio de aplicar censura a sus contenidos, muchas ha sido las reacciones en su contra.

Desde propios empleados de la compañía hasta instituciones de diferentes campos de la sociedad, muchos han elevado su voz de protesta contra la empresa informática por lo que consideran sería un grave daño a las libertades fundamentales del ser humano.

Una nueva crítica se sumó a la lista luego de que un grupo de organizaciones no gubernamentales, encabezadas por Human Rights Watch, publicó una carta en la que exigen a Google que explique su posible plan para ofrecer servicios de búsqueda censurados en China.

La carta, firmada por más de una docena de grupos de derechos humanos, va dirigida al consejero delegado de Google, Sundar Pichai, y en ella las organizaciones piden a la compañía estadounidense que aclare su enfoque hacia el país asiático y que explique las medidas que está tomando para “proteger a los usuarios de los regímenes abusivos de censura y vigilancia del gobierno chino”.

Amnistía Internacional, Reporteros sin Fronteras, Artículo 19 y PEN Internacional, son otras de las agrupaciones que figuran entre los denunciantes.

“Google ha prometido respetar los derechos humanos y solo desarrollar tecnología que beneficie a la sociedad” y, sin embargo, “no ha explicado cómo protegerá a los usuarios de los esfuerzos del gobierno chino para controlar y reprimir la disidencia”, dijo Cynthia Wong, investigadora de Human Rights Watch.

Google y sus plataformas de correo o mapas están bloqueados en el país más poblado del mundo, que también cuenta con el mayor número de internautas, desde 2010, cuando la empresa estadounidense y el Gobierno chino rompieron las negociaciones sobre los términos en los que debía operar en el gigante asiático.

Los grupos de activistas también pidieron a Google que proteja a los denunciantes y otros empleados que expresen inquietudes sobre sus responsabilidades en materia de derechos humanos, “Las revelaciones sobre los proyectos Dragonfly y Maven han provocado discusiones urgentes sobre el enfoque de Google con respecto a los derechos humanos y sus compromisos con la Inteligencia Artificial socialmente beneficiosa”, dijo Wong.

A comienzos de agosto, la publicación electrónica The Intercept, citando documentos internos de la compañía, informó de que Google planea relanzar su motor de búsqueda en China con resultados censurados para cumplir con los requisitos de las autoridades de este país.

Este medio digital estadounidense señaló que Google prepara una versión para dispositivos móviles de su buscador y que vetará el acceso a páginas web para poder retornar al mercado chino.

Además, esa versión bloquearía también búsquedas sobre derechos humanos, religión y protestas pacíficas, según una lista que ya ha sido mostrada al Gobierno chino, de acuerdo con el medio.