La gente puede pagar un granizado con criptomonedas en las calles de «Bitcoin Valley«, un proyecto en el enclave turístico hondureño de Santa Lucía a través del cual el país ha entrado en la tendencia de las monedas digitales.

El pequeño pueblo en las montañas, a 20 minutos de la capital Tegucigalpa, se ha convertido en una ciudad bitcoin.

Los dueños de negocios grandes y pequeños en Santa Lucía se están adaptando para manejar criptomonedas como pago, con la esperanza de atraer más turismo.

Abrirá más oportunidades y atraerá a más personas que quieran usar esta moneda”, dijo César Andino, gerente de la plaza comercial Los Robles.

El proyecto «Bitcoin Valley» apunta a 60 empresas para que inicialmente se capaciten y adopten criptomonedas para comercializar sus productos y servicios, con la expectativa de difundir estas prácticas a más empresas y áreas cercanas.

La iniciativa fue desarrollada en conjunto por la organización Blockchain Honduras, el consorcio guatemalteco de intercambio de criptomonedas Coincaex, la Universidad Tecnológica de Honduras y el municipio de Santa Lucía.

Rubén Carbajal Velázquez, profesor de la Universidad Tecnológica, dijo que “se educará a la comunidad de Santa Lucía en el uso y manejo de las criptomonedas, implementándolas en diferentes negocios de la región y generando criptoturismo”.

Si bien algunos países latinoamericanos están explorando el potencial de las criptomonedas, existen riesgos.

En septiembre de 2021, El Salvador adoptó bitcoin como moneda de curso legal con su propia ‘Bitcoin Beach‘ en la ciudad de El Zonte, un lugar de moda para el surf. 

La apuesta del país centroamericano por bitcoin se vio obstaculizada por la recesión del criptomercado y el escepticismo de los prestamistas multilaterales y las agencias calificadoras. Sus participaciones divulgadas públicamente de $105 millones ahora valen alrededor de $57 millones.

Para hacer frente a la volatilidad, el «Valle de Bitcoin» de Honduras «permitirá a los comerciantes recibir pagos instantáneos en la moneda local, eliminando los riesgos de fluctuación de las criptomonedas«, dijo Leonardo Paguada, fundador de la organización Blockchain Honduras.

Los críticos de la expansión de bitcoin han advertido que este tipo de operaciones pueden impulsar el lavado de dinero y la inestabilidad financiera al tiempo que aumentan la brecha digital, ya que las partes más pobres de la sociedad pueden tener dificultades para acceder a la tecnología.

Fuente: Reuters