La cuenta del presidente ejecutivo de la red social Twitter, Jack Dorsey, fue hackeada durante la tarde del viernes. A través de esta se enviaron una serie de tweets y retweets, incluyendo insultos raciales y malas palabras que fueron vistas por cuatro millones de seguidores antes de que la plataforma asegurara la cuenta.

Twitter manifestó que sabía que la cuenta estaba comprometida e investigaba lo que había sucedido.

Uno de los tuits por @jack afirmó que el líder nazi Adolf Hitler era inocente, mientras que otros contenían comentarios racistas contra los negros y los judíos.

También hubo un tuit que sugería que había una bomba en la sede de Twitter: “Intel es que hay una bomba en la sede de Twitter”.

Foto: Chris Ratcliffe/Bloomberg via Getty Images

La cuenta de Dorsey también publicó un hashtag que se usó durante los aparentes ataques de varias estrellas de YouTube la semana pasada. También compartió un enlace a un servidor en la aplicación de chat de juegos Discord, aunque el enlace de invitación del servidor ya no es válido.

Tras el ciberataque, se eliminaron los tweets y retweets ofensivos. Ciertas cuentas de Twitter nombradas en los tweets y retweets comprometidos aparecieron suspendidas el viernes.

La compañía tuiteó que la cuenta de su presidente ejecutivo ahora es segura y dijo que no hay indicios de que sus sistemas hayan sido comprometidos.