Grayscale Investments informó el miércoles que había demandado a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos después de que el regulador rechazara la propuesta del administrador de activos digitales de cotizar un fondo cotizado en bolsa (ETF) de bitcoin al contado.

La SEC había dicho que la propuesta de Grayscale de cotizar el ETF no cumplía con el estándar diseñado para prevenir prácticas fraudulentas y proteger a los inversores.

«Si los reguladores se sienten cómodos con los ETF que tienen derivados de un activo determinado, lógicamente deberían sentirse cómodos con los ETF que tienen ese mismo activo», dijo Grayscale, refiriéndose a la aprobación de la SEC de ETF basados ​​en futuros de bitcoin.

Grayscale, uno de los administradores de activos digitales más grandes del mundo, había propuesto crear el ETF como una conversión de su Grayscale Bitcoin Trust GBTC.PK. que el ETF cotizara en NYSE Arca, propiedad de Intercontinental Exchange Inc.

Al rechazar más de una docena de propuestas de ETF de bitcoin al contado durante el año pasado, la SEC se centró en la falta de acuerdos de vigilancia compartida con un mercado regulado de tamaño significativo en relación con los activos subyacentes.

Los emisores de ETF de bitcoin al contado rechazados por la SEC en los últimos meses incluyen Fidelity, SkyBridge y Valkyrie, todos los cuales buscaron proporcionar una fácil exposición a la moneda digital.

El rechazo de la SEC a la solicitud de Grayscale no se basó en «una evaluación de si bitcoin, o la tecnología blockchain en general, tiene utilidad o valor como innovación o inversión», dijo el regulador.

El precio de bitcoin, la moneda digital más grande, se ha desplomado más del 70 % desde su máximo de alrededor de 69,000 dólares en noviembre.

Otras criptomonedas y acciones relacionadas con las criptomonedas también han disminuido en los últimos meses, ya que los inversores se deshicieron de activos de mayor riesgo en respuesta a la alta inflación y al endurecimiento de las políticas por parte de los principales bancos centrales.

Fuente: Reuters